Ondas Expansivas

1marsalisencuba1La Cultura es una aduana permanente de intercambio. Cuba y Estados Unidos a pesar de  barreras inmediatas, han insistido en un inquebrantable juego  de sus identidades. Cuando uno tiene la posibilidad de disfrutar del sonido del Jazz Lincoln Center junto a Wynton Marsalis, nadie pone en dudas las interinfluencias y confluencias entre ambos países. Tan lejos y a la vez tan cerca.

La música norteamericana no necesita de credenciales para formar parte de nuestro escenario. Cuando en el campo  de la música popular, se hace un pase de revista a la historia individual de cada país es imposible omitir el permanente proceso de reciprocidad entre ambas orillas. El jazz es una manifestación que en Cuba siempre se identifico como un embajador de buena voluntad. Durante la gestación del movimiento sísmico de 1959, los predicadores del marxismo intentaron silenciarlos bajo la etiqueta de diversionismo ideológico. El Club Cubano de Jazz fue desmantelado apenas fueron cortadas las relaciones entre Cuba y Estados Unidos en 1960.

En todo este tejido de intercambio son notables las racialidades compartidas. Durante el siglo XIX  comenzaron a florecer colonias cubanas en los Estados Unidos (Nueva York, Philadelphia, Tampa, Key West, etc.), la existencia de un enclave como Nueva Orleáns  donde siempre hubo una colonia hispano cubana y el éxodo de cubanos negros  fue esencial, Aun las Ciencias Sociales de ambas orillas se deben permitir descifrar públicamente la presencia en los Estados Unidos particularmente Tampa, Nueva Orleáns y Nueva York de Negros Cubanos. Es una asignatura pendiente por parte de la comunidad académica de ambos países. Hasta la fecha esa racialidad compartida solo es visible en la obra de la excelente historiadora Rebecca Scott a quienes los cubanos que sentimos pasión por la historia y la conocemos, la admiramos.

2marsalis-y-madrazo3Aún las viejas guardias ciudadanas de ambas orillas, conversan del paso por la Habana de superestrellas del show business como Nat King Cole, Maxine Sullivan, Sarah Vaughan, Josephine Baker de la cual aun es un secreto a voces la humillación que sintió en un hotel de la Habana, al negarle hospedaje por ser negra, Woody Herman, etc.

En las movilizaciones migratorias hacia los Estados Unidos participaban músicos profesionales y aficionados y los efectos  no tardaban en hacerse sentir. Músicos cubanos como Chano Pozo, Frank Grillo alias Machito, Mongo Santamaría, Patato Valdés, Candido Camero, Chico Ofarril, Chombo Silva, Armando Romeu  y otros brillaron con luz propia y se dieron el gusto en bailar en la casa del trompo.

Los Habaneros recuerdan las descargas del Club Cubano de Jazz, como un todo estrella en el cual participaba Frank Emilio Flyn, Tata Guines, Israel Cachao López y Guillermo Barreto así como la celebre Orquesta Cubana de Música Moderna toda una institución que contribuyo a la permanencia del Jazz entre nosotros.

En ese mismo escenario vienen brillando también con luz propia, aportando nuevos ingredientes músicos de la vieja  y nueva guardia como Bebo Valdés,  Paquito D Rivera, Gonzalo Rubalcaba, el violinista Alfredo Rodríguez, Arturo Sandoval, otros que se sienten cubano como el dominicano Michel Camilo. Cuba necesita de embajadas culturales que trazen sus  avenidas en doble direccion. A los cubanos ahora nos gustaría contar con la presencia de Norah Jones, Herbie Hancock, Dave Kotz, Kenny G, Anastasia pero también los músicos cubanos en la diáspora necesitan sentir el encanto de su público natural.

En un futuro alternativo e inmediato los intercambios culturales deben dejar de ser un campo de relaciones en el cual se imponga el poder, el control y las diversidades ideológicas no puedan ser barreras para que los tejidos puedan desplazarse. Aun los habaneros que pudimos disfrutar del Havana Marsalis estamos seducidos. Mientras esperamos que se abran las puertas, el jazz es una de las ondas expansivas  que continua acentuando nuestras afinidades.

Galería fotográfica

juan-madrazo-cir-coordinador-nacional-del-cir13Juan Antonio Madrazo Luna

Coordinador Nacional del CIR

Escribe un comentario