Los límites que no deberían traspasar

comiteciudadanoporlaintegracionracialDeclaración del Comité Ciudadanos por la Integración Racial

10 de febrero de 2010

El pasado día 4 de febrero un grupo de oficiales de la policía política del gobierno cubano tomó contacto con el Sr. Juan Antonio Madrazo Luna, Coordinador Nacional del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), con el objetivo de reiterar una serie de amenazas, que ya se hacen costumbre, en el propósito de detener el avance de la mencionada institución cívica en sus esfuerzos pacíficos por promover la igualdad e integración raciales y de las minorías al interior de la sociedad cubana.

En tono amenazante, los oficiales advirtieron al líder cívico que no iban a permitir el establecimiento de la segunda muestra del Salón de Negras y Negros Ilustres de Cuba, además de mostrar preocupación por los contactos y vínculos que va estableciendo el CIR con otras instituciones de la sociedad civil que también se ocupan de las fracturas y carencias que sufren los segmentos menos favorecidos de nuestra sociedad. Un día antes habían visitado a uno de los líderes del Movimiento de Integración Racial, Hildebrando Chaviano, con similares propósitos.

Al carecer de argumentos intelectuales y recursos profesionales para cumplir sus propósitos represivos, los agentes, en esta ocasión, volvieron a persistir en la práctica de intentar sembrar el terror en los familiares de los opositores pacíficos. En este caso, bajo un diseño criminal e innecesario la presencia y las actitudes de los agentes provocaron inquietud y malestar en Teresa Luna, la anciana madre del Sr. Juan A. Madrazo Luna.

El Salón de Negras y Negros Ilustres de Cuba es un proyecto de naturaleza cultural que vio la luz el 7 de agosto de 2009, y que está encaminado a lograr el reconocimiento y la difusión de la trayectoria y alcances de destacadas personalidades de la historia y la cultura cubanas, sin omisiones tendenciosas y excluyentes. Nuestra institución reafirma que tanto este como los demás proyectos contenidos en nuestro Plan de Acción constituyen una determinación y un compromiso indeclinable de todos sus miembros, los cuales vamos a cumplir a pesar de las difíciles circunstancias y de la persistente vocación de intolerancia del gobierno cubano.

El CIR lamenta profundamente que las autoridades cubanas carezcan de la imaginación, la valentía y la sensibilidad necesarias para vivir a tono con los tiempos, y admitir sus niveles de responsabilidad política en las enormes fracturas y carencias que sufre nuestra sociedad, así como la normal existencia de las diferencias y el pluralismo.

Desde luego que creemos que hay límites que las autoridades no deberían traspasar. Las leyes de la Omerta siempre respetaron a las familias y a las mujeres, y sobre todo a las madres. Nosotros observamos con respeto y admiración filial como las madres y las esposas de los cinco cubanos presos en los Estados Unidos luchan y defienden el derecho de los suyos. Nadie afortunadamente las molesta, lo cual revela una conducta civilizada que la policía política cubana debería de imitar cuando se trata de las madres y mujeres cubanas, como las Damas de Blanco, que luchan también por el derecho de los suyos.

Es claro que responsabilizamos al gobierno cubano por cualquier consecuencia a la salud que sus maneras desesperadas de defenderse puedan ocasionarle a la anciana Teresa Luna.

Un régimen muscular e intimidatorio no tiene éxito cuando se enfrenta con técnicas marciales y rostros rudos a las únicas plataformas que están definiendo el futuro en Cuba y en el mundo: las plataformas de las ideas y la imaginación estética. Este es el camino.

Eleanor Calvo Martinez
Directora del Observatorio Ciudadano Contra la Discriminación (OCD)

Juan Antonio Madrazo Luna
Coordinador Nacional del Comité Ciudadano por la Integración racial (CIR)

Leonardo Calvo Cárdenas
Director del Proyecto Cultural Salón de Negras y Negros Ilustres de Cuba

 

Escribe un comentario