Lennon: Una memoria que arde

lennon-principal1Este 8 de Diciembre se cumplieron 30 años del asesinato de John Lennon, uno de los músicos y leyendas más universales. Lennon  fue un  poeta sensible, el listo, el líder, siempre rebelde con una posición muy vanguardista en torno a The Beatles.

En este momento, se podrían decir muchas cosas acerca de John. Siempre fue un músico genial, tuvo una vida intensa, se llegó a declarar más popular que Jesucristo, siempre se declaró pacifista y aún la foto que se tomó desnudo junto a su  amada Yoko Ono recorre el mundo.

Este pasado miércoles mientras en diversas partes del mundo (Tokio, Londres, Berlín, New York, Liverpool, etc.) se le rendía un merecido tributo, pues es el misterio que acompaña a varias generaciones. En el Vedado, uno de las barriadas más populosas de la Habana, una legión de músicos presidida por Manuel Argudin  también se sumó a recordarlo, en el parque habanero que lleva su nombre.

Canciones antológicas como Woman, Michelle, Yesterday, Please, Please me, Hey Jude e Imagine su testamento ideológico y estético en la que logró una belleza superlativa, presidieron la velada bajo una intensa noche invernal.  Esta fiesta fue menos memorable que la de hace 20 años. Fue notable la ausencia  de muchos músicos fundadores de los anteriores homenajes a Lennon, entre ellos Carlos Varela y la tropa de Gens.

No solo se sintió la ausencia de músicos, también  fue considerable la deserción de jóvenes y no tan jóvenes, militantes del Club de fans de The Beatles en la Habana, los cuales muchos se han visto obligado a emigrar.

lennon12Mientras que esperábamos el concierto, el lugar se convirtió en una tribuna de la memoria. En el encuentro intergeneracional, eran comunes los testimonios sobre épocas muy recientes en que muchos jóvenes tuvieron que arañar la superficie ante amenazas y radicalismo, cuando el rojo desafiante era un peligro.

Mientras que Lennon y The Beatles se oponían a la Guerra de Vietnam, adictos a la contracultura y considerados izquierdistas, en Cuba los comisarios ideológicos los censuraban. Alrededor de ellos se multiplicaron y se exacerbaron las prohibiciones, el arco climático de la época fue presidido por la desconfianza hacia lo extranjero y lo occidental. El Rock y el Jazz fueron ondas expansivas clasificadas por la ortodoxia revolucionaria como diversionismo ideológico asociado a la cultura imperialista.

The Beatles fueron vistos como un reto inmediato a la ideología revolucionaria. Los Comisarios ideológicos al fiscalizar sus medios de comunicación, desplegaron de inmediato sus escudos de defensa. Órganos de prensa como el Caimán Barbudo de la Unión de Jóvenes Comunista, Revolución y Cultura del Consejo Nacional de Cultura, Moncada del Ministerio del Interior, Verde Olivo de la Fuerza Armada Revolucionaria, etc., cada una de estas publicaciones seriada se convirtieron en juzgados de la Inquisición.

El rock fue marcado por las exclusiones y persecuciones,  clasificado como manifestación desintegradora, corruptora, psicodélica, genocida musical y colonizadora, fuertes críticas ideológicas y políticas al  cabello largo, a la moda extranjera como lo es también la estética afro. No solo fue marcado por el rígido velo de la intolerancia las generaciones Beatlemania, quienes en los 80 éramos unos adolescentes, también fuimos satanizados, nos tocó nuestra cuota de diversionismo ideológico, éramos consumistas, repugnante y escoria en la era de Misha.

lennon31Gracias a emisoras  de onda corta que fueron asentándose en el gusto popular, como Radio Netherland, la BBC de Londres, La Voz de los Estados Unidos de América, la WQAM de Miami, la KAAY de Little Rock de Arkansas y otras que se escuchaban de forma clandestina, mediante los clásicos e importados  radio Selena en amplitud modulada pudimos conocer a clásicos de la música como Led Zeppelín, Deep Purple, Emerson Like and Palmer, Kiss, Aerosmith, Fleetwood Mac, Rod Stewart entre otros.

En un libro del escritor cubano  Ernesto Juan Castellano, nos recuerda como John Lennon le tomo cuarenta años sentarse “oficialmente” en un parque de la Habana, convertido por quienes lo satanizaron, en un ejemplo de verdadero revolucionario sólo después de muerto, visto durante década como un icono del diversionismo ideológico que podía contaminar al no logrado Hombre Nuevo.

Aún el oscurantismo ideológico  nos acompaña, bajo otras mascara y otros ropajes, aún nos asedian otros peligros. Las heridas del autoritarismo no están totalmente cerradas, los prejuicios siguen vivos, y  ciertos dinosaurios conservadores y extremistas disponen de  poder y marginan varias tendencias a planos inferiores y discriminatorios. Hoy las discriminaciones  en Cuba continúan siendo una barrera silenciosa.

juan-madrazo-cir-coordinador-nacional-del-cir11Juan Antonio Madrazo Luna

Coordinador Nacional del CIR

Escribe un comentario