Declaración del CIR

cir-integracionEl Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de las Naciones Unidas (CERD) se ha pronunciado en los términos y la dirección correctos respecto a la persistencia del racismo en Cuba. El CIR agradece la preocupación y atención de este importante organismo internacional en relación con Cuba, de conformidad con los cambios de percepción global en torno a nuestro país. Esto es altamente positivo.

Como reconoce el Comité, el racismo en Cuba es estructural. Amplios sectores negros y mestizos en Cuba, la mayoría de la población, se sitúan dentro del tercio social que comparte y reproduce la pobreza y violencia estructurales de la sociedad cubana. Ello, más de 50 años después de iniciado un proceso político que se legitimaba en la idea de igualdad e inclusión sociales. Llama poderosamente la atención en Cuba el despliegue de todo un programa, animado también por organizaciones independientes -que el CIR saluda, reconoce y apoya- en contra de la intolerancia hacia la diversidad de orientación sexual y que, al mismo tiempo, no exista un debate y proyecto en relación con la marginalidad social que afecta mayormente a negros y mestizos. Esta marginación política de la marginalidad social tiene mucho que ver con las carencias democráticas de nuestra sociedad, advertidas también por el CERD.

En un nivel fundamental el mensaje es nítido: la democratización de Cuba guarda un vínculo esencial con la apertura de la sociedad cubana a su problemática racial.

Este racismo estructural no es solo socioeconómico; es también político. Cuba parece ser el único país del hemisferio occidental que consagra explícitamente en su constitución la superioridad de un grupo humano sobre los restantes grupos políticos y culturales de la sociedad, tal como reza en su artículo quinto. El CIR agradece en esta dirección la identificación del problema racial con el sufrimiento y destino de sendos luchadores por la democratización de Cuba como son Orlando Zapata Tamayo y el activista Guillermo Fariñas Hernández. A ambos luchadores se asocia también el caso del Dr. Oscar Elías Bicset, quien a días de hoy se encuentra todavía en prisión.

Al mismo tiempo, Cuba es también el único país donde se reprimen las iniciativas independientes del Estado, preocupadas y ocupadas con el tema del racismo. Esto coloca a los cubanos en franca desventaja respecto a otras naciones, donde numerosas instituciones y organizaciones trabajan duramente, en un ambiente de libertad, para combatir este flagelo histórico y para adelantar propuestas y plataformas que posibiliten la desaparición del racismo.

En este sentido al CIR le preocupa la nueva concepción que parece abrirse paso en los órganos represivos del Estado a través de lo que podríamos llamar Batallones Étnicos de Represión, compuestos en su mayoría por agentes policiales negros y mestizos, y quienes son destacados con toda desfachatez para reprimir los eventos de instituciones independientes antirracistas. Precisamente en el año que las Naciones Unidas dedican a los Afrodescendientes en todo el mundo, y para el cual el CIR viene desplegando su Agenda 2011, esta política rememora las prácticas coloniales que tanto en Cuba como en otros países empleaban instrumentos raciales para combatir demandas raciales.

Las autoridades de Cuba deben entender que el CIR acepta el desafío y fortalece su orgullo frente a posturas de esa naturaleza. El gobierno, sin embargo, sigue teniendo la oportunidad de ponerse en sintonía con ese espíritu global que llama a proteger y a impulsar la diversidad en toda su riqueza, y de honrar los compromisos dimanantes de su condición de miembro de las Naciones Unidas.

El CIR proseguirá con su Agenda 2011, impulsando dentro de ella, primordialmente, iniciativas como el Día de la Dignidad de los Afrodescendientes en Cuba, el Premio y Concurso Tolerancia Plus, y el programa De la Marginalidad a la Ciudadanía; estas dos últimas iniciativas de conjunto con los animadores del proyecto Nuevo País.

juan-madrazo-cir-coordinador-nacional-del-cir11Juan Antonio Madrazo Luna

Coordinador Nacional

Escribe un comentario