CIR: Agenda 2011

La Habana, 29 de diciembre de 2010

logo_cir1El Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), junto a los Premios Tolerancia Plus, comparte el honor de ser el anfitrión principal del Cóctel Anual de Nuevo País. Un encuentro para compartir e intercambiar entre amigos e invitados.

Para el CIR, este encuentro es una oportunidad magnífica en el propósito de exponer la Agenda 2011, dentro de un contexto global muy favorable a los desafíos de los afrodescendientes por todo el mundo: Naciones Unidas ha declarado el 2011 Año Internacional de los Afrodescendientes, y ha convocado a todos: gobiernos, instituciones  -tanto nacionales como internacionales-; a la sociedad civil, a organizaciones de derechos humanos y a los ciudadanos con el fin de que desplieguen iniciativas y proyectos congruentes con esta voluntad.

El CIR pone la Agenda 2011 en función de estos objetivos de las Naciones Unidas.  Esta Agenda nació del Consenso de 13 puntos, tomados entre los que asistieron al Primer Foro: Raza e Identidad, Cuba, pasado, presente y futuro, celebrado los días 22 y 23 de octubre de este año, y en el que participaron intelectuales, ciudadanos, y miembros de otras organizaciones, como el Movimiento de Integración Racial Juan Gualberto Gómez y la Fundación  Independiente de Afrocubanos.

Agenda 2011 expresa pues el umbral de un consenso entre quienes compartimos el plusdolor, las experiencias, las ideas, así como importantes puntos comunes y militancia en la lucha contra el racismo y la intolerancia en todas sus manifestaciones.

¿Cuáles son los puntos esenciales de la Agenda 2011?

1.    Demandar un mayor acceso de los afrodescendientes al diálogo público en los medios de comunicación.
2.    Promover actividades comunitarias y de capacitación en materia de derechos humanos, que permitan  ampliar la democracia cultural y la educación cívica apoyada en la ciudadanía, mediante canales de participación apropiados. El CIR establecerá contacto, en este sentido, con el Grupo de Trabajo de Expertos sobre los Afrodescendientes, creado por la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.
3.    Fomentar que otras instituciones de la sociedad civil coloquen en su agenda de trabajo el problema del racismo contra los afrodescendientes, contribuyendo a una mayor visibilidad del problema y a fortalecer iniciativas ciudadanas.
4.    Reanimar la campaña de Empoderamiento Ciudadano para promover que los ciudadanos, y los afrodescendientes en particular, conozcan las leyes y  la constitución en lo que esta tiene de garantías y protección de sus derechos individuales.
5.    Demandar de las autoridades legislativas la elaboración y aprobación de leyes que penalicen de manera efectiva cualquier acto de discriminación probada contra los afrodescendientes cubanos, incluidos el abuso o exceso policial, judicial o penitenciario.
6.    Promover una campaña a favor del reconocimiento oficial del derecho de los devotos de las religiones de origen africano a constituir sus templos con total independencia.
7.    Desarrollar una campaña de homenaje y conmemoración con motivo del centenario de la masacre del Partido Independiente de Color en 1912.

A estos siete puntos esenciales se agregan tres puntos más que priorizaremos dentro de la Agenda 2011.  Son estos:

I-  La promoción en Cuba del Día de la Dignidad de los Afrodescendientes. Junto a otras instituciones, comenzaremos un proceso de consulta entre ciudadanos e intelectuales para establecer, dentro de nuestra cronología histórico-cultural, la fecha más representativa.

II- El desarrollo del proyecto socio-cultural Salón de Afrodescendientes Ilustres de las Américas. Esta iniciativa la compartiremos con personalidades influyentes del continente y con otras organizaciones regionales, al tiempo que enviaremos a Naciones Unidas la fundamentación del  proyecto para recabar apoyo de instituciones multilaterales.

III- La búsqueda de recursos para animar acciones afirmativas en el ámbito económico. Los cambios que se aventuran en Cuba exigen el establecimiento de medidas que potencien a los sectores pobres y marginales de la isla compuestos, en su mayoría, por afrodescendientes.

Naciones Unidas ha sido clara. En su resolución 64/169, a través de la cual la Asamblea General proclama el año que comienza el 1º de enero de 2011 como Año Internacional de los Afrodescendientes, aquella dejó establecida que lo hacía “con miras a fortalecer las medidas  nacionales y la cooperación regional e internacional en beneficio de los afrodescendientes en relación con el pleno disfrute de los derechos económicos, culturales, sociales, civiles y políticos, su participación e integración en todos los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales de la sociedad, y la promoción de un mayor conocimiento y respeto de la diversidad de la herencia y la cultura de estas personas”. Alentó asimismo, “a los Estados Miembros, los organismos especializados de las Naciones Unidas, dentro de sus respectivos mandatos y con los recursos existentes, y a la sociedad civil a preparar y determinar iniciativas que pudieran contribuir al éxito del Año”.

El CIR se dispone a trabajar en esta dirección. Y espera que el gobierno, que representa al Estado cubano como miembro de las Naciones Unidas, se ponga en sintonía con la voluntad y el propósito, expresados por la comunidad internacional, de hacer todo lo que esté a su alcance para cooperar con sus esfuerzos de dotar a los afrodescendientes de condiciones favorables para su inserción, dentro de las comunidades y naciones más amplias a las que pertenecen.

Un clima social y psicológico apropiado es una primera condición necesaria para lograr bienestar e inserción social y cultural para los afrodescendientes. Y en Cuba, este es un desafío exclusivo para el Estado. Este tiene ahora una oportunidad honorable y legítima para  renunciar al ejercicio de la represión, empezando a practicar el ejercicio de la tolerancia y el respeto a las diferencias.

Porque, afortunada y definitivamente, la comunidad internacional acaba de simbolizar, con el 2011, la nueva cota de los Estados civilizados: el respeto y la inclusión global de las diferencias. El reto más urgente de Cuba.

juan-madrazo-cir-coordinador-nacional-del-cir11Juan A. Madrazo  Luna

Coordinador Nacional

Escribe un comentario