Augusto Guerra Márquez-Prisionero político

nueva-imagen-10El obrero industrial (pailero) Augusto Guerra Márquez, prisionero político, nació el 2 de noviembre del 1964, en la barriada del Rpto. Poey, Ciudad de La Habana, en el seno de una familia muy humilde, integrada por 5 hermanos y su progenitora, siendo esta la encargada de la crianza y único sostén económico de sus hijos en un medio plagado de visicitudes.

El ambiente hostil en que vivió Guerra Márquez, se agudiza en la juventud al ser reclutado por el Servicio Militar Obligatorio (SMO), al parecer, lo cual contribuyó a que se acrecentara su actitud repulsiva al régimen de gobierno que preconiza en su arenga oficialista: igualdad, seguridad y justicia social.

Augusto Guerra Márquez, es vicepresidente del Partido Neocatólico, en los cultos y en público predica la palabra de dios, critica a la máxima dirigencia política y la caótica situación sociopolítica y económica de la nación, también conceptualiza que la patria es la casa de los cubanos, la cual no debe abandonarse. Dichas prédicas le fueron prohibidas por los agentes del régimen.

Este pacífico contestatario en su afanosa práctica cívica, ha sido objeto de múltiples hostigamientos, fue detenido el 23 de enero del año 2003, bajo el cargo de desacato y condenado a un año de privación de libertad. A los pocos meses de haber extinguido la sanción, fue detenido el 7 de julio del 2004, encartado en la causa 31/04, bajo el cargo de desacato y condenado a dos años  de privación de libertad.

Extinguida la condena anterior, es detenido el 14 de agosto del 2006, bajo el cargo de atentado y condenado a seis años de privación de libertad.

Durante estos años de encarcelamiento por motivos políticos, Guerra Márquez después de estar en el cuartel general de la Seguridad del Estado (Villa Marista), ha transitado por numerosas prisiones de alta severidad, entre las que se cuentan la 1580, Toledo, Valle Grande, Combinado del Este, Kilo 5 ½, Kilo 8 (ambas en la provincia de Pinar del Río) y Canaleta. En estas prisiones Guerra Márquez ha  mantenido una actitud digna y coherente con su status de prisionero político, lo cual demostró al rechazar vestir ropa de preso común (castigado un año sin recibir visita familiar) y realizar varias huelgas de hambre. En su activismo defensor de los derechos humanos denuncia las violaciones y abusos cometidos por los carceleros del penal contra los presos comunes.

Dada la convicción cívica y política de éste prisionero y su rechazo al totalitarismo, es castigado severamente por sus represores; siendo golpeado  hasta en sus genitales, recluido en celda de aislamiento y requisado. Ha sido víctima de mala atención médica y negación de medicamentos, pésima alimentación y desfavorables condiciones higiénico-sanitarias.

Guerra Márquez, actualmente se encuentra en la prisión de Agüita, provincia de Matanzas, en deplorables condiciones de vida, lo cual se reafirma por la falta de agua en el penal mientras la granja porcina vecina cuenta con abundante agua potable.

En esta prisión Guerra Márquez cumple la sentencia de seis años, con el agravante del hecho ocurrido el 11 de abril del 2008, en el que Márquez hubo de reclamar mejor atención a la oficialidad del penal, por lo que fue reprimido y encartado en la causa 6/08, con los cargos de Atentado y Desacato; juzgado en el Tribunal Municipal de Perico, Prov. Matanzas, sentenciado a cuatro años e imponiéndole en sanción conjunta  diez años de privación de libertad.

En las conclusiones del Expediente de Fase Preparatoria de la causa 6/08, obra lo siguiente:

“…que Augusto Guerra Márquez, logró subirse encima de un buró de madera en dicho local, desde donde profería expresiones como Abajo Fidel,… esto es Terrorismo…”.

Guerra Márquez, a consecuencia del maltrato físico y psicológico, padece de gastritis, úlcera en deudeno, presenta cicatrices en la cabeza y en la pierna, sin embargo, no claudica su actitud contestataria y pro democrática.

La conducta cívico – patriótica de Augusto Guerra Márquez es respetada y admirada por otros reclusos, también, los amigos y compatriotas que aspiran a una Cuba libre y próspera, donde convivan todos los cubanos con diferentes criterios políticos sin necesidad de huir de la tierra Patria.

Juan del Pilar Goberna

Activista de Derechos Humanos

Escribe un comentario